martes, 25 de abril de 2017

Judaísmo – Rituales de iniciación

A los ocho días de su nacimiento, se practica a los varones el ritual de la circuncisión, símbolo de la alianza de Abraham con Dios, durante el cual reciben también su nombre. La madre es la encargada de la formación religiosa del hijo, a quien enseña las palabras del semá (o shema) que corresponde a una de las principales plegarias judías. Semá o shemá significa textualmente “escucha Israel”. Posteriormente, el niño recibe clases de religión en la sinagoga, donde aprende el hebreo y estudia la Biblia. A los trece años es iniciado en las obligaciones de la edad adulta con el ritual del bar mitzvah, en el transcurso de la cual lee por primera vez en la sinagoga un pasaje de la Torá.


¡Feliz martes!

martes, 18 de abril de 2017

Judaísmo – La Sinagoga

La sinagoga es el centro religioso de la comunidad judía, pero sólo desde la diáspora. Antes lo era el templo central de Jerusalén, que fue destruido en el año 70 d. C. La palabra griega “sinagoga” significa “reunión, comunidad” y sólo de forma secundaria se refiere al lugar de reunión. En general la sinagoga era originariamente un lugar de asamblea. Hoy es día es, sobre todo, el lugar del servicio religioso que gira en torno a la lectura central de la Torá. Pronto se empezaron a conservar los rollos de la Torá en un armario especial, el armario de la Torá. Se trata siempre de ejemplares escritos a mano, enrollados alrededor de dos varillas de madera y protegidos por el abrigo de la Torá y el letrero, los extremos superiores de las varillas están rematados con adornos.
La sinagoga tiene un podio o púlpito como lugar destacado para las lecturas. Para la lectura se lleva el rollo de la Torá en procesión festiva y allí se desenrolla. La lectura se efectúa en hebreo y tradicionalmente es cosa de hombres; la realizan varios hombres, uno tras otro.
Hoy en día el recitador desempeña un papel especial en el servicio divino, más que el rabino. Originariamente se consideraba rabino a todo aquel que hubiese estudiado la Torá de forma intensa y fuese reconocido por la comunidad como experto en leyes. Sólo desde la edad media existe el papel especial del rabino de la comunidad, que es sobre todo maestro y árbitro y que realiza los matrimonios, los entierros y las circuncisiones.


¡Feliz martes!

martes, 11 de abril de 2017

Judaísmo - El Talmud

Adicional a la Torá tenemos el Talmud, la otra gran fuente de la doctrina judía, considerada su complemento inseparable. Talmud significa “estudio”. Es un vasto cuerpo de textos compilados entre los siglos II y V antes de Cristo por distintas escuelas rabínicas, ofrece un amplio abanico de códigos y leyes de la tradición oral judía, además de numerosos comentarios sobre la Torá. Está formado por la Misná (Repetición), que reúne una serie de leyes de la tradición oral; el Guemará (Cumplimiento), que contiene discusiones jurídicas, y el Midrás (Interpretación), que reúne comentarios sobre el Antiguo Testamento.


¡Feliz martes!

martes, 4 de abril de 2017

Judaísmo – Los Monarcas

Los descendientes de Abraham llegaron finalmente a Canaán, pero pronto las presiones de sus antiguos pobladores les obligaron a unirse, contra su voluntad, alrededor de una monarquía. El primer rey fue Saúl, quien fue sucedido por David, que convirtió Jerusalén en la capital del reino y en un centro religioso. Después de David gobernó su hijo Salomón, que mandó construir el famoso templo que llevaba su nombre para depositar el Arca de la Alianza. Tras la muerte de Salomón, el reino quedó fragmentado en dos estados: el de Israel y el de Judá. El primero fue conquistado por el imperio asirio en el año 722 a. C., mientras que en 587 a. c. las tropas de Nabucodonosor arrasaron Jerusalén y su Templo, y los judíos fueron deportados a Babilonia.


¡Feliz martes!

martes, 14 de febrero de 2017

Judaísmo - Los profetas

Desde el principio, los judíos reconocieron en su vida espiritual y política la autoridad de profetas, es decir, de individuos elegidos por Dios para transmitir su palabra y hacer cumplir su mensaje. Éste es el caso de Abraham, quien, tras escuchar su llamada, lidera una ardua marcha en busca de la Tierra Prometida movido por la fe de ver cumplida su promesa, y también de Moisés, quien, a instancias de Dios, organiza la vida del pueblo judío sobre la base del monoteísmo. Todos los profetas exhortan al pueblo a penitencia mediante promesas, como la llegada la llegada del Mesías y el cumplimiento de su obra salvadora, y también amenazas. Así, ante la corrupción del pueblo, predican el arrepentimiento y proclaman que, de lo contrario, Dios castigará a sus fieles servidores con todo tipo de desgracias.


¡Feliz martes!

martes, 7 de febrero de 2017

Judaísmo – La Torá

La Torá se considera la ley de Dios llevada por Moisés al pueblo de Israel, tal y como se transmite en los cinco libros de Moisés, el Pentateuco. Pero la Torá no es solo la ley, es “verdaderamente la doctrina” o la “doctrina escrita” (para diferenciarla de la “tradición oral”, posteriormente añadida, de la tradición rabínica). La creencia en la Torá y la remisión a ella pertenecen por principio a la fe judía; entre los pocos dogmas del judaísmo se encuentra la creencia en el origen divino y en la fijación mosaica de la Torá, siendo en cambio discutida su configuración escrita y su transmisión entre los escribas judíos.
Mientras que los judíos estrictamente ortodoxos y los fundamentalistas se aferran a que la Torá fue entregada a Moisés en una pieza fundida y que sólo Moisés es su transmisor, la investigación bíblica-crítica acepta las intersecciones temporales y estilísticas y recalca que la Torá si bien es de un único espíritu, a saber del mosaico, fue transmitida por varios escribanos. Por tanto, separa la santidad del escrito, del cual los considera autores, igual que los grupos ortodoxos , de su proceso de creación literarios.


¡Feliz martes!

martes, 31 de enero de 2017

Judaísmo - Las Tablas de la Ley

En el monte Sinaí, Yahvé, identificándose como el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, se reveló a Moises, a quien le confío el destino del pueblo de Israel para que los guiara hasta la tierra prometida y allí, más tarde, le entregó un conjunto de mandamientos que fueron grabados por el propio Dios en dos tablas de piedra. Tales preceptos conocidos también como Diez mandamientos o Tablas de la Ley, contenían una serie de leyes morales y civiles que de ahora en adelante debían cumplir los descendientes de Abraham. Entre ellos estaba la prohibición de adorar a cualquier otro Dios que no fuera Él, rendir culto a imágenes, matar, robar o desear a la mujer del prójimo.

¡Feliz martes!